Postergación de controles a pacientes crónicos producto de la “segunda ola, podría elevar riesgos importantes en su salud”.